PROYECTOS (página 2)




Proyectos interdisciplinarios producidos y gestionados por la artista:

Joya x Joya. Museo Nacional de Artes Visuales. 2008-2009. Primer proyecto. Exposición que resultó del trabajo interactivo entre mujeres poetas y artistas visuales.

Participaron: Artistas visuales: Elena Caja, Alejandra del Castillo, Nora Kimelman, Lilián Lipschitz y Virginia Techera Gómez. Poetas: Silvia Guerra, Claudia Magliano, Circe Maia, Mariella Nigro y Tatiana Oroño.


Ancestros. Segundo proyecto personal. Alianza Francesa de Montevideo, Bastión del Carmen. Colonia del Sacramento. 2011. Casa de la Cultura de Maldonado. Refirió a las primeras migraciones al Río de la Plata
Tanto Argentina como Uruguay, han recibido migraciones desde muchos países, desde el comienzo de sus días. Somos todos descendientes de inmigrantes, por eso consideramos oportuno rendir un homenaje a nuestros ancestros, que tarde o temprano llegaron aquí huyendo de problemas de diversa índole y buscando un futuro de paz, armonía y trabajo. Así es que se fueron mezclando culturas y lenguajes, sabores y aromas, códigos y educaciones provenientes de diferentes partes del mundo que conformaron luego nuestra particular identidad.
Para este trabajo fueron convocados los artistas uruguayos: Gladys Afamado, Lilian Madfes, Alvaro Gelabert, Mario Marinoni, Olga Bettas, Eloísa Ibarra, Doreen Bayley, Raquel Lejtreger , Margaret Whyte y Nora Kimelman, y los artistas argentinos: Sara Slipchinsky, Silvia Brewda, María Guerreiro y Silvia Dimant. Trabajamos artistas uruguayos y argentinos en ésta investigación. Trabajamos con bibliografía de los antropólogos uruguayos Daniel Vidart, y Anabella Loy
El fruto del trabajo creativo artístico fue exhibido en las siguientes salas: - Alianza Francesa de Montevideo, Bastión del Carmen en Colonia y Casa de la Cultura de Maldonado.


Artículo de Nelson Di Maggio 13/09/2010
“Ancestros, una muestra singular”

“En un país caracterizado por el repentismo y la improvisación, es elogiable el proyecto Ancestros que tiene lugar en la Alianza Francesa. Un proyecto y un tema, las migraciones, concebido por Nora Kimelman, y de alcance rioplatense. También se convocó a dos antropólogos uruguayos (Daniel Vidart y Anabella Loy) y un escritor argentino (Silvio Huberman), especialistas en el tema que fortalecieron conceptualmente la propuesta. No se detiene ahí el proyecto. En el bien diseñado catálogo se anuncia la itinerancia de la exposición por Colonia y Maldonado. Una planificación que no es nada habitual.

La exposición es atractiva. Empezando por el montaje que modifica la sala, conquista el espacio y distribuye con criterio dinámico los diferentes trabajos de un nivel parejo. La sorpresa, en los representantes locales, está en la inesperada sobriedad de Margaret Whyte, alejada de sus barrocas composiciones, presentando tres obras planas cubiertas de gel, grafiteados mapas de la memoria, al igual que Olga Bettas, desprendida de sus objetos eróticos, evocando en sencillos y contundentes documentos la travesía de sus ancestros. Se hacen notar Gladys Afamado en una pieza textil donde inscribe imágenes y palabras, o la siempre sobria Eloisa Ibarra con sus finísimos grabados y pequeños objetos. Lilian Madfes confecciona un libro de artista de papel sulfito y guata, con incrustaciones de loza, restos de naufragios. Son llamativos la instalación de Raquel Lejtreger, en su diálogo entre lo sólido y lo aéreo, el simbolismo de Alvaro Gelabert y los relieves de madera de Nora Kimelman, basados en recuerdos familiares. Cumplen su objetivo las argentinas María Guerrero y en particular, Silvia Brewda, con el libro intervenido. Una exposición ejemplar, de un profesionalismo infrecuente.”





Arte al Pasar. World Trade Center. Montevideo. Uruguay. Tercer proyecto de la artista.

Imagine. Cuarto proyecto interdisciplinario colectivo de la artista. Espacio Cultural de México.




Espacio Cultural de México “Embajador Vicente Muñiz Arroyo”. 2011


Participaron Gladys Afamado, Javier Bassi, Doreen Bayley, Raquel Bessio, Olga Bettas, Alvaro Gelabert, Nora Kimelman, Linda Kohen, Rafael Lorente, Lilián Madfes, Ernesto Vila, y Margaret Whyte La violencia es el ejercicio de una conducta voluntaria tendiente a provocar daños corporales o perturbaciones mentales en otras personas. Puede desencadenarse como resultado de la presión psíquica o del abuso de la fuerza, y su finalidad consiste en obtener ciertos fines a pesar de la voluntad contraria de la víctima, es decir, en vencer su resistencia.

Es un fenómeno consustancial a la especie humana, de amplia difusión, variable de acuerdo con los contextos en los que tiene lugar, según las normas culturales, los controles sociales y las condiciones locales.

Hay muchos modos de enfrentar la violencia, ya por la denuncia de sus efectos en las sociedades humanas, ya recurriendo a la creación artística para conjurar sus dolorosas secuelas. El hombre, como ser simbólico, al tiempo de realizar múltiples interpretaciones del Ser de lo real, desplegado ante nuestros sentidos, puede proponer caminos ideales hacia el Deber Ser. Comprometido con esta doble tarea, el arte está facultado, estética y pedagógicamente, para proponer un mundo mejor, para dignificar nuestra especie, denunciando su lado titánico, aquella Sombra que obsesionaba a Jung y sus discípulos.

La agudización constante de la violencia que nos rodea actuó como disparador para pensar un proyecto centrado en esta temática. Mi idea consiste en que un grupo de artistas plásticos investiguen y realicen sus creaciones utilizando este tema como disparador, analizándolo a partir de videos, información bibliográfica, contacto con psicólogos sociales, antropólogos, sociólogos, abogados, víctimas directas, etc. con el propósito de generar una propuesta interdisciplinaria. En esta investigación se produjeron intercambios entre varios profesionales y el grupo de artistas, a los efectos de trabajar nuestras representaciones acerca de un mundo imaginado sin violencia. A partir de ese proceso de experimentación, investigación y comunicación, emprendimos la etapa de creación de nuestras obras centradas en la No Violencia.

Este grupo de artistas pretende enviar un mensaje a la sociedad, que parte de la preocupación referida a la inseguridad en la que los ciudadanos del mundo estamos inmersos: maltrato, abuso, adicciones, violencia estructural expresada en la explotación, la pobreza y la marginalidad, violencia política, desempleo, terrorismo y atropellos de distinto orden.

Nuestra intención no es reflejar los horrores producidos por la violencia en nuestras obras sino, por el contrario, manifestar, desde nuestros diversos lenguajes plásticos, la posibilidad imaginada de un mundo en el cual la violencia pudiera ir erradicándose gradualmente.

El presente proyecto, lo tenemos planteado como itinerante, porque nos gustaría, que esta iniciativa fuera imitada en otras partes del mundo como una vía hacia la paz, la vida saludable, y el rechazo de todo aquello que atente contra la deseada armonía entre las personas. La primera exposición la realizaremos desde el 4 al 31 de octubre de 2011 en el Espacio Cultural de México, con el auspicio del Ministerio de Cultura, quien ha declarado nuestro proyecto “De interés cultural”.




Ludus. Quinto proyecto colectivo de la artista. Fundación Unión. Montevideo. Espacio cultural contemporáneo. 2012

Nota de El País digital: http://www.elpais.com.uy/120706/pespec-650230/novedades/los-juguetes-como-inspiracion-para-una-docena-de-artistas-plasticos/

Juguetes de artista. Para este proyecto convoqué a un número importante de artistas visuales para trabajar sobre el tema del juego y del juguete como objeto de arte.

La propuesta fue la de reunirnos en varias oportunidades en el espacio en el cuál se iba a realizar la exposición para familiarizarnos con el mismo e intercambiar opiniones entre todos. El juguete y el juego para el niño es fundamental en el desarrollo y estimulación de sus aspectos intelectual, psicológico, sensorio-motriz y de convivencia social, es absolutamente imprescindible para su desarrollo psíquico y físico independientemente del medio al cuál pertenezca. Es a través del mismo, que los niños exploran, descubren, y aprenden de manera libre y espontánea. Con él, crean un mundo idealizado por objetos que le ayudan a imaginar cómo sería una realidad futura.

El juego también es fundamental para el adulto ya que la necesidad de jugar es importante a través de toda la vida del ser humano. En el adulto se canaliza más a través del deporte, de la creación artística, de talleres literarios, talleres de teatro, etc .El juego también puede ser algo que distienda al adulto y lo saque de su actividad laboral alejándolo aunque sea momentaneamente del estrés.

El objeto lúdico ha sido, a lo largo de la historia, un reflejo de todo lo que ha sucedido en cada civilización, en cada sociedad. El proyecto Ludus surgió entonces, por la gran importancia que le damos a éste tema. Aquí los artistas creamos, inventamos nuestros propios “juguetes de arte”.., y dimos rienda suelta a nuestra creatividad utilizando todo tipo de materiales que nos resultaron atractivos para nuestro lenguaje expresivo.

Artistas convocados: Álvaro Gelabert, Ana Mª Rozada, Bernardo Caldarelli, Daniel Gallo, Doreen Bayley, Gerardo acuña, Lilián Madfes, Linda Kohen, Nora Kimelman, Olga Bettas, Pincho Casanova, Rafael Lorente y Raquel Barboza.







Los juguetes como inspiración para una docena de artistas plásticos Motivaciones. Los placeres infantiles resucitan entre artistas importantes Artículo JORGE ABBONDANZA, El País

"Ludus" se llama la exposición colectiva que puede verse en el Espacio Cultural Contemporáneo, de
Plaza Independencia 737, con esculturas y objetos de técnicas variadas presentados por una docena de artistas.

El juguete como fuente de los placeres infantiles (y como objeto de interés para los adultos) es un campo muy fértil para la inventiva del fabricante y hasta puede reavivar la manualidad de los artistas, como en el Uruguay ha ocurrido desde las creaciones de madera policromada de Torres García hasta los muñecos de lana en trance maternal que aparecieron en las ferias de Nancy Bacelo o las piezas de cuero que armaba Carlos Musso. Ahora una docena de plásticos convocados por Nora Kimelman encaran ese desafío para el ingenio y proponen estas obras impulsadas por los disfrutes del juego.

Las cometas de papel de la propia Kimelman se remontan a la entrada, como si invitaran a levantar vuelo a toda la comitiva que viene detrás. Están coloreadas con dramatismo, insinuando que ni siquiera los juguetes salen ilesos de las manchas de violencia del mundo de hoy. Otros aportes son más serenos, como los grandes muñecos de madera coloreada donde Ana María Rozada muestra a Caperucita Roja con el lobo ya domesticado, sujeto a un cordel. Esa victoria feminista tiene un notable encanto formal (y cromático) junto al virtuosismo de su confección, que además del buen humor es lo que caracteriza desde hace tiempo a los trabajos de la artista.

Lilian Madfes recorre una vertiente más reflexiva, con su tablero de ajedrez cuyos bordes se disuelven en un paisaje, a medida que las piecitas sobre ese damero se convierten en habitantes de la realidad circundante, como imagen de una humanidad donde muchas otras cosas deben ganarse o perderse en la estrategia de una partida. Esa obra refleja la inteligencia que suele poblar lo que hace Madfes en el terreno artesanal. Los cinco cubos de Álvaro Gelabert tienen la sutileza burlona que ya se le conoce y que en este caso trasluce los refinamientos con que maneja habitualmente sus cuerpos geométricos (en el plano o en el espacio), que aquí llevan adheridos signos de vida muy sugerentes para satirizar gozosamente a esos prismas.

Daniel Gallo, que es un artífice de reconocida destreza, engarza algunos juguetes reales (un monopatín, un resorte saltarín, unos avioncitos) en grandes paneles cuyo brillo de rojos y blancos les confiere un marco espectacular como irónico escaparate del Primer Mundo, que así se suma a la acostumbrada maestría de su manufactura. Esparcidos por el muro, los fragmentos multicolores de Bernardo Cardarelli se desparraman con un desorden en que los círculos y cuadrados conviven con letreros donde ciertas palabras indican que también puede jugarse con las ideas capaces de enriquecer (o interrumpir) el pasatiempo.

Raquel Barboza pega el dibujo de cabezas humanas a sus piezas de dominó, guardadas en una caja o a veces sueltas, como estampa de otros lances entre el encierro y la libertad, entre el ordenamiento y el desorden. Con papel y cartón, Linda Kohen coloca un payaso en esas cajas cuyo contenido salta al abrirlas, y le añade un agrupamiento de cubos coloreados que componen un atrayente diagrama pictórico. Los globos aerostáticos de Doreen Bayley, resueltos con planchas y tejidos metálicos, tienen la afinada sensibilidad de sus facetas esterilladas y sus transparencias habilidosamente ensambladas.

Hay notas de encanto en los caballitos de madera y lana de Olga Bettas, una interesante laboriosidad en las ventanas que abre sobre una tabla perfirada Gerardo Acuña, y un par de ejemplos de inventiva (más zumbones pero también más conceptuosos) en la máquina de ruido de Pincho Casanova, un artefacto en sabrosa clave parodial, y en los paneles desmontables de Rafael Lorente, compuestos por bastidores que se usan en las obras en construcción, que pueden adoptar formas múltiples y convertirse en un juego para grandes, rescatando un material de desecho. El conjunto, instalado en la lindísima sala ubicada en la Plaza Independencia, merece una recorrida.”






Ancestros y Memoria. Museo Zorrilla. Sexto proyecto de la artista por medio del cual convocó artistas uruguayos y argentinos. Museo Zorrilla. 2015 Ancestros y memoria (Museo Zorrilla), segunda parte renovada de una anterior, aviva los orígenes identitarios plurales con calidad y refinamiento

Artículo de Nelson Di Maggio

Ancestros y Memoria

“La masiva inmigración europea a Uruguay y Argentina ha sido parte esencial de nuestra historia. Eso ha definido nuestras costumbres, tradiciones y valores. Es por ello que este es un tema que provoca nuestro profundo interés. El propósito de éste proyecto es el de generar diálogos, tender redes entre artistas de Uruguay y Argentina, buscando trasmitir los valores de diferentes culturas en un homenaje a nuestros seres queridos que llegaron a estas tierras buscando paz y trabajo. Comenzamos nuestra investigación en 2010 con el proyecto Ancestros que refirió a las primeras migraciones al Río de la Plata. Continuamos con la idea de seguir investigando en este tema y fueron convocados para esta oportunidad trece artistas visuales. Los artistas uruguayos que trabajaron en Ancestros y Memoria fueron: Doreen Bailey, Olga Bettas, Alvaro Gelabert, Gustavo Genta, Elián Stolarsky, Lilián Madfes y Nora Kimelman.

Las artistas argentinas fueron: Silvia Brewda, Silvia Dimant, María Guerreiro, Sara Slipchinsky, Silvia Rubinson y Lucía Kuschnir. La premisa de este segundo trabajo fue la de crear obra sobre lo que se quisiera destacar del grupo étnico al cual pertenecìa cada artista. Las mismas podían ser de orden religioso, espiritual, simbólico, tradicional, musical, trasmisión de valores o costumbres.
Tomamos como referencia entre otros, el libro El legado de los Inmigrantes II, de Daniel Vidart y Renzo Pi Hugarte, y también realizamos reuniones con la antropóloga Anabella Loy para interactuar e investigar con otra disciplina. Las artistas argentinas se reunieron en Buenos Aires con la socióloga Mónica Cullucar.
Como este proyecto fue binacional, rioplatense, trabajamos en paralelo, cada grupo en su país pero intercambiamos nuestras experiencias para luego unificar criterios en en lo referido a la presente exposición.”


PROYECTOS página 1

^